miércoles, 11 de mayo de 2016

Tadeo

Tadeo está enfermo
lo delata la sonrisa tartamuda
los ojos que piensan en voz baja
el andar acompasado y fino.

Debe ser un mal del alma
de esos que ningún doctor diagnostica
de los que no quitan las píldoras
ni el estar en cama ni el té de tila.

Así se pasa los días buscándose
fuerzas en los bolsillos
voluntad entre las manos
y razones para el camino.

Yo le sonrío
con el afán de disipar su gesto adusto
de permear su soledad
y con elegancia entrar a su mundo.

Pero no es suficiente
entonces le tiendo mi mano
para que sepa que me tiene
que en medio de tanta ausencia
yo estoy presente
estoy presente.